MIS ADORABLES SOBRINOS

Yo quisiera pensar que todos los tíos y tías del mundo viven orgullosos de sus sobrinos, delmás mínimo logro que obtengan, de cualquier suceso que protagonicen, y los aman con un amor cercano al  amor que se siente por los hijos. Al menos  así lo siento yo.  Y así debería ser, ya que son hijos de los hermanos, los seres más cercanos a nuestros afectos.

Bueno, este preámbulo viene a que siempre he querido contar lo que significan mis sobrinos en mi vida.  Los amo de una manera contundente, a cada uno en su mundo, en sus actividades y en el entorno que han creado.  Tengo 9 sobrinos y sobrinas entre los 35 y 1 años.  Quienes son? Ya van a ver quienes son ellos y ellas y  qué maravillosos e increíbles chicos son:


MARCELO

Marcelo es el primer hijo de mi hermana Poly y por ende, mi sobrino mayor.  Dejando de lado lo hermoso que siempre ha sido, tiene los ojos más dulces que uno pueda imaginarse y a la vez con unas chispas de picardía, lo cual a mi me resulta adorable. Los miras y ellos te dicen de su temperamento, que aunque muy inquieto, es tierno a mas no poder; él me hace de vez en cuando llamadas, sin motivo aparente, me saluda y me dice que me quiere, en llamadas que son como él, siempre a la carrera y alegres, que me dejan pensándolo y deseándole lo mejor del mundo. Desde niño,  Marcelo siempre andaba entre la gente grande: con su papá, con mi papá, con amigos mayores que él.  Muy poco lo veía jugando con Paolo, Jorge Alonso y Juan Pablo, y  en la finca andaba a caballo con los mayores, casi nunca con los chicos de la casa mas afines a su edad.  Y no es que eso signifique que Marce sea una persona seria ni mucho menos.  El siempre está alegre, inquieto, nada le preocupa ni le quita el sueño. Se ríe con todas sus ganas, y sus carcajadas suenan como cascabeles. El ha hecho su vida independiente. Ahora está en Santa Marta, haciendo lo que mas le agrada que es  el buceo y el submarinismo. Está tratando de organizarse en ese rollo y estoy segura de que lo hará bien, porque es lo que le gusta.  A Marcelo le fascina el mar porque él no soporta los límites, porque su espíritu  es libre,  alegre y optimista. Siempre está pensando en cosas nuevas y en maravillosos proyectos, que muchas veces no se llevan a cabo, pero que en su momento él cree en ellos firmemente. No olvides Marce, que a las cosas entre mas esfuerzo se les meta mas satisfacciones producen. Cómo te quiero, mi sobrino de los ojos de miel.

PAOLO Y SU ESPOSA NASTASIA

Paolo, mi segundo sobrino, es el segundo hijo de Poly y el más parecido a ella en su forma de ser. Aunque pasaba mucho tiempo en mi casa, con mi hijo, y de niño lo conocí bastante, se fue lejos muy pronto y ahora me es difícil conocer al hombre; así que solo puedo hablar del niño.  Paolito es de aquellas personas que nacen con lo que la gente llama  tener “ángel”.  A todo el mundo le cae bien.  Uno tiene que quererlo porque así tiene que ser, porque es imposible no hacerlo.  De pequeño, cuando mas lo recuerdo, tenia un algo que hacia que todo el mundo lo mirara; tal vez era la sensación de ternura que producía esa cabecita de cabello tan rubio, casi blanco y llena de crespos.  Era como un ovejito.  Pero recuerdo muy bien que tenía en sus ojos también, una chispita  de  picardía que hacía que en mi casa siempre se estuvieran sucediendo cosas raras, como verlo con Juanpa pasar por sobre mi, en la cama,  persiguiendo por todo el apartamento a una mosca con la cámara de video, brincando por encima de todo, tropezando con todo y muerto de la risacon mi hijo que le llevaba la idea; o pararse los pelos con gel y brincar desde un asiento o desde una cama para que Juan Pablo atrapara con la cámara su imagen en el aire. Y luego, viendo los resultados, se reía con esa sonrisa tan suya como sin querer queriendo unas veces,  y otras  con muchas ganas.  Pero en ese espíritu lo que definitivamente primaba era la ternura y por eso uno quería abrazarlo y mimarlo mucho.  Espero que ese hombre hermoso en que se ha convertido, que ha apoyado tanto a su mamá, que es tan responsable y trabajador, sea feliz con su linda Nastasia, una hermosa chica suizo-tailandesa con quien se casó el año pasado.

JORGE ALONSO Y SU ESPOSA JULIANA

Jorge Alonso, mi querido Monito, el primer hijo de Poncho, y el ser más amoroso del mundo, el del cariño más espontáneo, y el de las caricias más dulces.  Recuerdo que mi abuela me decía un día que a ella le llamaba la atención y le encantaba la manera como saludaba el Monito. Es que él se arrima a ti para darte un beso de saludo.  Pero no es un beso al aire como hacen muchas personas para salir del paso.  Tampoco es un beso corriente.  No, el pone su mejilla contra la tuya, te da un beso y por unos segundos permanece así, allí, como en una caricia que te hace sentir que no solo te está besando sino que lo está haciendo con la mayor ternura. Eso me decía  ella, y estoy completamente de acuerdo con la apreciación de la abuela.  El es así de tierno. Jorge Alonso es también una persona muy inteligente.  Siempre fue en el colegio un niño modelo e igualmente en la universidad. Yo lo conozco bastante porque vivió con mi hijo y conmigo mientras hacia los primeros años de su carrera. Yo lo molestaba mucho y le decía que él debería haber nacido con un teléfono adherido a la oreja.  Me imagino cómo será ahora con los celulares!  El era, cuando pequeño, otro ovejito como Paolo. De niño no lo conocí mucho pues ellos siempre vivieron en Popayán y yo salí de allá mucho antes de nacer él.  Pero ahora grande y convertido en todo un economista financiero, si esoy muy cercana a él,  y sigue siendo el mismo chico que llegó a Cali a iniciar una carrera; él nunca cambia, al menos no conmigo.  Cuando se casó con Juliana,  una psicóloga especializada en niños y excelente persona, y desde un poco antes, fue mi vecino, o sea que lo traté y disfruté de su cariño por mucho tiempo.  Ahora que está lejos, no hay día que yo no reciba de él un mail, que a veces lo comentemos, y nos reimos por este medio. Siempre termina sus correos con un “te quiero mucho Belencita” y muchos besoooooos. Ahora  es el feliz padre de una personita que a mí me trama: la hermosa Maria Belén. Pero me trama aún más su rol de esposo y padre.  Es una cosa hermosa la ternura con que trata a su hija, y como ha aprendido a hacer de todo. Cuando vivía en mi apartamento, nunca creí que ese chico a quien le fascinaba la ropa de marca, que no tenia problema en dar 12 mil pesos por unas medias en un almacén elegante, las que en un almacén de cadena costaban 2 mil, y cosas por el estilo, llegara a convertirse en la persona que es ahora.  El sabe como manejar a Maria Belén, si le toca recoger el desorden en su casa lo hace, con la misma tranquilidad con que lava la loza cualquier día, si es necesario. Y hay algo aún más para admirar del Monito y es el cariño, la ternura, la complicidad que tiene con Sarita, la hija de Juliana, su esposa.  Al respecto tengo una anécdota: cuando ellos eran mis vecinos, estaba yo un día conversando al pié de la piscina con dos amigas, y Sarita y Jorge Alonso estaban nadando.  Yo les presenté al Monito y les dije quien era la niña.  Una de ellas me comentó que ya la conocía pues unos días antes, que ella estaba nadando le preguntó si él era su papá, y ella le contestó muy orgullosa: “No, el no es mi papá.  El es mi mejor amigo” Eso nos da una dimensión de lo que es este sobrino mío logra con su ternura. El es increíble, pero lo mejor que ha hecho es convertirme en tia-abuela de su adorable hija.  Ese es mi Monito, a quien le deseo lo mejor de la vida al lado de Juliana, de Sarita y de la personita aquella que me mantiene tramada.

JULIANA

Juliana es la segunda hija de Poncho.  Creo que a Julianita la conozco poco.  En estos días  estaba acomodando en un álbum virtual fotos mías con cada uno de los sobrinos cuando estaban pequeños, y no encontré ni una sola foto de ella conmigo. Y es que cuando July nació, yo estaba dedicada de tiempo completo  a mi rol de mamá. Ahora tengo finalmente una foto con ella, tomada el pasado diciembre en Caracolí.  Pero bueno, ella es muy tierna  y dulce también y la conocí un poco más cuando estuvo viviendo con nosotros una corta temporada. La verdad, no sé de nadie que duerma más que la Julis; pone la cabeza en una almohada y en cuestión de segundos está profunda.  Y así puede estar por horas. Yo la admiro mucho porque tiene un recio y decidido carácter, que quien no la conozca bien, difícilmente puede adivinarlo.  Ella tuvo la valentía de imponer por sobre todas las opiniones sus gustos en la vida y se mantiene en su punto. Tampoco se vara en nada: si hay que cambiarle la llanta que se pinchó y no hay quien lo haga, ella es capaz de hacerlo sin problema.  Si tiene que ensuciarse las manos y la ropa tratando de ver qué le pasa a su carro que se varó, lo hace.  Puede que no lo arregle, pero al menos lo intenta.  Me parece que últimamente nos hemos acercado más.  Yo la quiero muchísimo y la admiro un montón por valiente.  Julianita fue la primera nieta y mi papá moría por ella: “Es una negra picante”, le decía. Hay otra cosa que me encanta de Juliana: su sonrisa; es una de las más bellas que yo conozco.  Dios te bendiga mi linda Julis y te haga muy feliz en el camino que tú decidiste elegir.

MANUELA

Manuelita, la Manu, la princesa grande, la hija mayor de mi hermana Anamaria.  Manuela es todo  un sol.  Ella heredó la vena artística de sus dos abuelas: Edmée y Mariela, y   tiene, como ellas, la habilidad  de poner cualquier cosita de manera que se vea linda. Parece increíble, pero sabe tejer carpetitas y cositas delicadas.  Me contaba hace unos meses, que para el día del cumpleaños de la mamá de un novio que tenia, armó una cajita, bordó una carpetita, la cual puso dentro con unos aplanchados de Popayán, tejió un cordoncito con el cual amarró la cajita, hizo una flor de crochet se la puso encima  y con esto hizo moñona con las mujeres de la familia de su novio.  La abuela de él no podía creer que una niña de esta época supiera hacer esas manualidades.  Pero ella es así, y además es muy bella. Manuela se pone un sombrero y luce hermosa, se pone una pañoleta en la cabeza y sigue igual de hermosa.  Sin embargo, quien creyera viendo su figura esbelta, casi etérea,  y su suavidad, que tiene un temperamento  fuerte;  y cuando tiene que hacerlo no tiene problema en demostrarlo, ponerse seria, discutir y salir adelante respecto a una idea en la que ella cree que es la correcta. Además hace teatro, el cual ha estudiado desde que era pequeña. De un tiempo para acá es también una linda y moderna modelo.  Mejor dicho, la Manu es muy versátil, una artista en todo. Manuela tiene otras muchas cualidades, como  la ternura y el sentido de protección con sus hermanitas, las mellizas y no solo con ellas: También protege mucho a Valeria, su otra hermana, además de estar al tanto de todo lo que sucede en la casa. La hermosa Manu……cómo la quería mi mamá.  Tanto la quería, que todos pensamos que mi mamá no se moriría hasta tanto ella llegara a su lado y ledijera algo al oído.  Cuando era  pequeña, mi mamá muñequeaba con ella: compraba telas, y le hacía unos vestidos primorosos, con ese don que tenía, de convertir cualquier objeto en algo sorprendente.  Así, la Manu siempre lucía como una princesa y la abuela quedaba feliz. Mi Manu hermosa, la princesa mayor, solo quiero decirte, que si siempre vas por el camino correcto, llegarás a donde debes llegar. Te quiero tanto, tanto como tú lo sabes.

LAS MELLIZAS CARLOTA Y ANTONIA

Las mellizas Carlota y Antonia, las princesitas, las muñecas hermosas, las que comparten ese don especial que solo los que han estado juntos desde siempre, pueden entender son las segundas hijas de mi hermana Anamaria.  Ellas son un terremoto moviéndose e inventando mil cosas todo el tiempo juntas. La una le hace eco a la otra y es raro ver a una haciendo una cosa diferente a lo que hace la otra.  Carlota y Antonia, a pesar de que son muy charlatanas, no necesitan, hablar para entenderse: ellas solo se miran y ya se entienden. Quien hubiera creído hace cinco años, que aquellas diminutas personitas que cargábamos en canguro, que apenas tomaban  unas gotas de leche y que uno podía cargarlas a la vez sin sentir su leve peso, se convertirían en las preciosas de hoy.  Que Dios las mantenga así, unidas siempre, disfrutando de su privilegio  y haciendo a tanta gente feliz.  Es que solo mirarlas es un encanto.   Hay que ver qué enjambre de personas giran en torno a ellas en todo momento del día: el papá, la mamá, la tía Sonia, las amigas de Brújula, la abuela Myriam, el abuelo Carlos y Rosita, las tías del abuelo o la hermana de la abuela, Manu, y así…..creo que eso es lo común en sus vidas, ver revolotear a las personas en torno a ellas.  Y ese girar a su alrededor empezó desde que nacieron, desde el programa de canguros, cuando cada 6 horas nos las turnábamos las personas que les dimos calorcito; ese calorcito que les quedó faltando casi por dos meses en la panza de su mamá. Cómo las amo, y cómo las extraño todo el tiempo, mis muñecas hermosas!

NICOLÁS IGNACIO

Nicolás,  Nicolás Ignacio, mi adorable y pequeño sobrino con nombre grande. Nunca imaginarás la felicidad y la ansiedad que fueron  para Nacho y Maria, la dulce espera de tu llegada.  Todos vivíamos pendientes de conocerte, y llegaste un día y así,  sin más, le robaste el corazón a toda la familia. Es increíble la ternura que inspira Nico cuando lo mira a uno con esos ojos negros, grandes y hermosos y esas cejas que parecen dibujadas con carboncillo.  Aún es muy pequeño para  tener yo tema suficiente y decir de él muchas cosas porque además, siempre han vivido lejos y solo lo puedo ver muy de vez en cuando.  Pero no te imaginas, mi Nico, cuanto te quiero y cuanto pienso en ti, así estés en Tel-Aviv, en Bogotá o en Buenos Aires.  Siempre te tengo en mis pensamientos y me hubiera encantado que hubiéramos podido vivir cerca y verte mas a menudo, verte crecer, leerte el cuento de Rayo McQuin o jugar con el trencito de madera que te trajo Juan Pablo.  Te amo, mi hermoso Nicolás, mi sobrino tan especial.

MARIA CAMILA

Maria Camila, la pequeña y hermosa hija de Nacho es una verdadera dulzura.  La conocí hace muy poco, un día especial en el cual nos pudimos finalmente reunir los 5 hermanos después de casi 11 años. Es una muñeca preciosa y dulce, con el cabello rubio, y los ojos grises como su mamá y un gran parecido físico con su papá, al cual tiene completamente loco de amor.  Cuando Maria Camila sonríe se ilumina el dia y uno quiere reir con ella.  Fueron 3 dias solamente  que la tuve cerca y creo que no me llegó a conocer, pero yo si quedé fascinada con la última de mis sobrinos. Lo que te puedo decir Cami hermosa, es que tu llegada ha hecho muy feliz a tus papis y a toda la familia.  Llegaste como un regalo del cielo, fuiste engendrada en Israel,  un lugar especial y único por muchas razones que algún día entenderás, y eso te hace más especial aún.  Cuando crezcas, debes decirle a Nacho y a Maria, que tienen que llevarte, junto con tu hermanito, a conocer esa tierra  tan controversial donde empezaste a existir.  Te  amo, mi bella y dulce Cami y espero poderte ver mas a menudo.

MARIA BELÉN

Por último, pero no por ello menos importante, está Maria Belén, la hija de mi sobrino Jorge Alonso y nieta de Poncho. Es mi única sobrina-nieta. Pero hoy, cuando quise empezar a escribir sobre ella, y después de pensarlo mucho, llegué a la conclusión de que Maria Belén no es para hablar de ella. Maria Belén es para mirarla y alli la tienen.Te amo, hermosa entre las hermosas.

Estos son mis sobrinos, y mi sobrina-nieta, a quienes amo con todo mi corazón.  Cómo podría no amarlos?  Que Dios los bendiga a todos y cada uno, al igual que a sus padres, mis hermanos.

BELEN RUIZ         Cali, Marzo 17 de 2.010

Modificada el  5 de Noviembre  de 2.010

Leave a Reply

Your email address will not be published.